Independientemente del tipo de trabajo que realice, es probable que las lesiones de espalda y cuello sean una posibilidad. Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. , los trastornos músculo-esqueléticos relacionados con el trabajo que provocan días de baja suelen estar relacionados con la espalda. Y aunque son especialmente frecuentes entre los auxiliares de enfermería, los empleados que se dedican a almacenaje y las personas que realizan trabajos manuales, este tipo de lesiones se presentan en todas las ocupaciones.

Entonces, ¿qué ocurre si se lesiona la espalda en el trabajo y cómo es el proceso de indemnización laboral por estas lesiones, que son a menudo persistentes?

¿Cuáles son las cusas de las lesiones de la espalda en el trabajo?

Nuestras espaldas son estructuras complicadas, y una lesión de espalda o cuello puede incluir huesos quebrados, contusiones graves, distensiones musculares, hernias discales, esguinces y, en los casos más graves, daños en la médula espinal.

Las lesiones de la espalda también pueden ser difíciles de tratar. Mientras que algunas pueden requerir atención de urgencia y cirugía, otras pueden dejarse de lado o ignorarse durante un tiempo, lo que conduce a peores resultados y a una recuperación más difícil. Tanto si es el resultado de un traumatismo como de un esfuerzo persistente, una lesión de espalda puede dificultar, o incluso imposibilitar, el desempeño del trabajo al que se está acostumbrado.

Los tipos de lesiones más comunes son:

  • Hernias discales: Cuando la sustancia blanda y gelatinosa del disco se sale de su sitio, puede provocar una presión sobre los nervios o la médula espinal y un dolor tremendo. Las hernias discales son también la causa más frecuente de ciática. Esta lesión puede aparecer de forma gradual, o puede ser el resultado de un levantamiento en torsión o con la espalda.
  • Latigazo cervical: Cuando la cabeza se mueve con fuerza hacia delante y hacia atrás, puede provocar un esguince o una distensión. Aunque suele asociarse a los accidentes de tráfico, el latigazo cervical también puede producirse durante una caída o una agresión.
  • Lesiones de la columna torácica: Las lesiones en la parte superior y media de la espalda suelen ser increíblemente graves y pueden producirse durante una caída o un accidente vehicular. Las fracturas de la columna torácica pueden requerir refuerzos, cirugía y rehabilitación. Los daños en los nervios de la columna torácica pueden causar dolor en los brazos, las piernas o la caja torácica.
  • Lesiones de la columna lumbar: Las lesiones en la zona lumbar, o región de la espalda que soporta el peso, pueden provocar la pérdida de cierta función en las caderas o las piernas, dependiendo de su gravedad. Los accidentes de tráfico, las caídas y la violencia armada pueden considerarse como causas posibles relacionadas con el lugar de trabajo.

¿Qué ocurre si me lesiono la espalda en el trabajo?

Lo que ocurre tras una lesión de espalda en el trabajo depende en gran medida de la gravedad de la lesión. Los traumatismos importantes en la espalda o el cuello requieren atención de urgencia inmediata, debido en gran parte al riesgo de daños en la médula espinal. Si hay alguna posibilidad de que una persona tenga una lesión en la columna vertebral, es fundamental no moverla. Según la Clínica Mayo, uno debe presumir que alguien puede tener una lesión medular si la persona:

  • Tiene una lesión en la cabeza o si tiene ocasiones de pérdida y recuperación del conocimiento
  • Se queja de un dolor intenso en la espalda o el cuello
  • Se queja de debilidad o entumecimiento
  • Está visiblemente retorcida o en una posición incómoda

Si ese es el caso, llame al 911, mantenga a la persona quieta y coloque toallas a los lados de la cabeza para ayudar a estabilizarla.

En el caso de las lesiones de espalda de menor gravedad inmediata, sigue siendo fundamental recibir tratamiento con prontitud. Desgraciadamente, muchos trabajadores ignoran o hacen caso omiso de las tensiones de espalda o cuello en las primeras fases, lo que hace que se agraven con el tiempo. Otras lesiones, como los esguinces o las distensiones, pueden parecer manejables al principio, pero requieren rehabilitación para curarse adecuadamente y recuperar la plena funcionalidad.

El diagnóstico y la documentación tempranos también aumentan sus posibilidades de que se acepte su reclamación de indemnización por accidente de trabajo. Puede ser difícil identificar el origen de muchas lesiones de espalda y cuello, por lo que es difícil demostrar que se produjeron en el trabajo. Las enfermedades preexistentes pueden complicar las cosas.

Si se lesiona en el trabajo, informe inmediatamente del incidente a su jefe o supervisor. Obtenga una segunda opinión si no está de acuerdo con la evaluación inicial del médico. Un abogado de indemnización laboral puede ayudar a guiarlo a través del proceso de búsqueda de un médico, la documentación de su lesión y la apelación si su reclamo se rechaza

Abogado de indemnización laboral de Georgia

Si usted se ha lesionado en el trabajo, necesita un abogado de indemnización laboral que entienda las complejidades de las lesiones de cuello y espalda. Póngase en contacto con las Oficinas Legales de Laura Lanzisera hoy para una consulta gratuita , o llámenos al 404-991-5097.

Call Now Button