Después de una lesión en el lugar de trabajo, puede ser un reto para mantenerse al tanto del proceso de reclamaciones que es a veces complicado. Los trabajadores lesionados a menudo toman decisiones prematuras que afectan negativamente sus casos en el camino, lo que hace más difícil recibir finalmente los beneficios que necesitan.

Afortunadamente, si usted da prioridad a su salud y recuperación, también ayuda a apoyar su reclamación de indemnización laboral. Al tomar decisiones que reconozcan y documenten su lesión y tratamiento, tendrá más posibilidades de evitar una reclamación decepcionante o prolongada. 

Recuerde también que la indemnización laboral es un sistema donde ni el patrón ni el trabajador se hacen responsables del accidente laboral (“sin culpa”). Esto significa que no necesita pruebas de que su empleador causó el accidente. Simplemente tiene que demostrar que se lesionó y que se lesionó en el trabajo. Al comenzar su proceso, trabaje para sustentar esos dos puntos y evite estos errores:

No informar a su supervisor o gerente sobre su accidente

Simplemente, si usted no reporta su accidente, usted no tendrá un reclamo de indemnización laboral. Tan pronto como pueda, informe de su lesión o de su diagnóstico a su gerente, por escrito, y asegúrese de recibir una confirmación. Aunque tiene 30 días para hacerlo, cuanto antes actúe, mejor. Es más difícil relacionar su lesión con el trabajo si retrasa la notificación. Tómese también el tiempo necesario para anotar todos los detalles mientras están frescos en su mente, anotando dónde tuvo lugar el accidente, cómo ocurrió, quién pudo ser testigo y cualquier otro detalle importante. 

No recibir atención médica

Una vez más, el hecho de demostrar que se lesionó y que se lesionó en el trabajo son los componentes más importantes de su caso de indemnización laboral. Por eso es fundamental consultar a un médico después de una lesión en el lugar de trabajo, incluso si usted no cree que se lesionó gravemente. Si necesita atención de emergencia, vaya a la sala de emergencias. De lo contrario, tendrá que acudir a un médico listado de médicos aprobados  de su centro de trabajo. Se trata de médicos autorizados o clínicas médicas que pueden diagnosticar y tratar su lesión. Si no se siente satisfecho con la atención recibida, puede solicitar un cambio. 

Volver al trabajo demasiado pronto

Si su empresa le ofrece un trabajo liviano y su médico lo aprueba, tiene la responsabilidad de volver al trabajo. Pero si no se siente bien, pida una segunda opinión. Nunca trabaje con dolor ni ignores la recomendación del médico. Podría acabar con un empeoramiento de su salud o con una enfermedad que nunca se resuelva del todo.  

Aceptar un acuerdo sin ayuda legal

Aunque el sistema de indemnización laboral está destinado a moverse rápidamente, a veces los trabajadores se quedan sin la aprobación de su atención médica o beneficios salariales. Cuando están agotados por los retrasos, los trabajadores lesionados pueden ser más propensos a aceptar acuerdos bajos. Antes de aceptar un acuerdo, hable con un abogado especializado en casos de indemnización laboral. Un abogado de indemnización laboral de Atlanta trabajará para ayudarle a lograr el máximo beneficio posible. 

Abogados de indemnización laboral de Atlanta

Si se ha lesionado en el trabajo y necesita ayuda para recibir la atención que se merece, estamos aquí para usted.  Póngase en contacto con las Oficinas Legales de Laura Lanzisera  hoy para una consulta gratuita, o llámenos al 404-991-5097.

Call Now Button