Ahora, más que nunca, los profesionales sanitarios de primera línea y los socorristas están dando un paso adelante para salvar vidas, proteger a la comunidad y arriesgar su propia salud ante la pandemia de COVID-19. Algunos invariablemente se enfermarán. Incluso hay evidencia temprana de que están experimentando síntomas más fuertes y tasas de mortalidad más altas que la población en general, tal vez debido al nivel del virus al que están expuestos en el trabajo.

Entonces, ¿los trabajadores sanitarios, los socorristas y otros empleados de alto riesgo tienen derecho a reclamos de indemnización laboral? Mucho se reduce a dónde trabajan, qué hacen y quién los emplea.

Empleados federales y reclamos de indemnización laboral
En marzo, el Departamento del Trabajo (DOL por sus siglas en inglés) anunció que los empleados federales que contraen COVID-19 mientras realizan sus deberes federales tienen derecho a la cobertura de indemnización laboral. Pero el DOL también reconoció que puede ser increíblemente difícil saber cuándo una persona enferma contrajo el virus. Es por eso que los empleados federales que han contraído el coronavirus y están solicitando indemnización laboral ahora se dividirán en dos grupos:

• Aquellos que son de alto riesgo y tienen “interacciones en persona y de proximidad cercana” con el público con frecuencia. Esto incluye personal del orden público, los socorristas y el personal médico y de salud pública de primera línea.
• Aquellos que no tienen este nivel de exposición diaria

Esencialmente, el gobierno reconoce que existe una mayor probabilidad de infección para algunos trabajadores. Más aún, el DOL acepta que es casi imposible para estos trabajadores, el poder documentar el momento preciso de la infección.

Entonces, para los empleados federales de alto riesgo, la Oficina de Programas de Indemnización Laboral estableció un nuevo conjunto de procedimientos, permitiéndoles simplemente demostrar que ambos están enfermos con COVID-19 y ocupan un puesto de alto riesgo. Para otros empleados federales, aún deberán proporcionar una declaración y cualquier evidencia que pruebe las circunstancias de su exposición.

Otros empleados de alto riesgo
Para los empleados de alto riesgo que no están en puestos federales, presentar reclamos de indemnización laboral puede ser un desafío mayor. Las enfermedades infecciosas comunes como la gripe no se consideran enfermedades ocupacionales. A pesar de la mayor gravedad de los síntomas en adultos con COVID-19, la ley de Georgia aún la trataría como la gripe.

El Código de Georgia § 34-9-280 estipula que una “enfermedad ocupacional” no debe ser una “enfermedad de la vida ordinaria a la que está expuesto el público en general”. COVID-19 está muy difundido, por lo que el argumento sería que un empleado tan fácilmente podría haber contraído la enfermedad por un viaje al supermercado o de un miembro de la familia, como si le hubiera pasado en el trabajo.

Sin embargo, si usted es un trabajador sanitario o socorrista, aún puede tener un caso. Para corregir esta posible laguna, algunos estados incluso están extendiendo las protecciones ocupacionales, tomando medidas para cubrir mejor a los trabajadores sanitarios y otros socorristas. Seguimos de cerca esta situación y seguimos abogando por los trabajadores de primera línea que ahora están arriesgando tanto por sus comunidades.

Su abogado de indemnización laboral de Atlanta

Un abogado de indemnización laboral puede ayudarle a comprender mejor el sistema, orientar sus conversaciones con la compañía de seguros y asegurarse de tener toda la documentación necesaria para presentar un caso sólido. El despacho del bufete de Laura Lanzisera le puede explicar cómo funciona el sistema de indemnización laboral de Georgia y los beneficios disponibles para su lesión o discapacidad. Póngase en contacto con nuestra oficina hoy mismo para una consulta gratuita.

Call Now Button