De acuerdo con la Academia Americana de Médicos de Familia, aproximadamente entre el 3 y el 6% de todos los adultos de los Estados Unidos sufren del Síndrome del Túnel Carpiano. Eso es alrededor de 15 millones de personas. El síndrome del túnel carpiano no es solo una lesión común en el lugar de trabajo; también puede conducir a una reclamación de indemnización laboral.

¿Qué es el síndrome del túnel carpiano?

El síndrome del túnel carpiano (CTS, por sus siglas en inglés) es una afección médica que causa entumecimiento y dolor en la muñeca, la mano y el brazo de una persona. Ocurre cuando el nervio mediano, que es uno de los nervios principales de la mano, es apretado o comprimido mientras viaja a través de la muñeca.

Las personas con CTS generalmente experimentan entumecimiento, hormigueo o ardor en el pulgar y los dedos, especialmente en los dedos índice y medio. Otros sentirán el dolor irradiado desde sus dedos, a través de su antebrazo, hasta su hombro. El CTS también puede provocar debilidad en la mano y una pérdida de fuerza de agarre y destreza manual.

¿Qué causa el síndrome del túnel carpiano?

Aunque se desconoce la causa exacta del CTS, muchos expertos médicos creen que es el resultado de una combinación de varios factores. Uno de esos factores es el movimiento repetitivo de la mano: cuando alguien hace los mismos movimientos de la mano o la muñeca una y otra vez, durante un período prolongado de tiempo. Este uso repetitivo puede agravar los tendones de la muñeca, causando hinchazón y presión en el nervio. Otro factor es la postura de la mano y la muñeca, cuando alguien realiza ciertas actividades que implican la flexión o extensión extrema de la mano durante mucho tiempo. El CTS también puede ser causado por un traumatismo en la muñeca, como un accidente automovilístico o una lesión relacionada con el trabajo.

¿Cómo se trata el síndrome del túnel carpiano?

El CTS empeorará con el tiempo si no se trata. Si usted experimenta alguno de estos síntomas, es importante que lo evalúe un profesional médico. Hay dos categorías de tratamiento para el CTS: no quirúrgico y quirúrgico. Los tratamientos no quirúrgicos incluyen: usar un aparato ortopédico para la muñeca, tomar medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno, cambiar de actividad, hacer ejercicios terapéuticos e inyectarse esteroides. Si los síntomas del CTS no disminuyen, el médico puede recomendar una cirugía para aliviar la presión sobre el nervio.

¿Puedo presentar una reclamación de indemnización laboral para el síndrome del túnel carpiano?

Hay muchos trabajos que requieren movimientos o actividades repetitivas. Estos incluyen:

  • Trabajar en una computadora
  • Músicos
  • Operar una caja registradora
  • Trabajar en la costura
  • Trabajar en la pintura
  • Trabajar en una línea de montaje
  • Trabajar en la agricultura
  • Trabajar en la mecánica
  • Trabajar en la cerrajería

Si su trabajo requiere movimientos repetitivos y le han diagnosticado CTS, entonces puede tener motivos para una reclamación de indemnización laboral. Georgia reconoce al CTS como una lesión médica compensable, lo que significa que puede tener derecho a recuperar los gastos médicos y salarios perdidos, dependiendo de la naturaleza de su lesión.

Si le han diagnosticado el síndrome del túnel carpiano o una lesión por uso repetitivo y necesita ayuda con su caso de indemnización laboral, comuníquese con el bufete de abogados de Laura Lanzisera. Nuestro equipo le puede explicar el sistema de indemnización laboral de Georgia y los beneficios disponibles para su lesión o discapacidad.  Póngase en contacto con nuestra oficina hoy para una consulta gratuita.

Call Now Button